Yoga para el equilibrio

27.03.2019

El equilibrio es la capacidad para mantener el centro de masa corporal sobre la base de apoyo. En pocas palabras, es la competencia de no caerse.

La capacidad o incapacidad para equilibrarse es el resultado de tres sistemas:

  1. Sistema vestibular
  2. Sistema propioceptivo.
  3. Sistema visual

El sistema vestibular

El sistema vestibular es el oído interno. El oído interno percibe información sobre el movimiento, el equilibrio y la orientación espacial. Esta información se recopila en el oído interno mediante el utrículo, el sáculo y tres canales semicirculares.

El utrículo y sáculo detectan la gravedad, es decir, la información en una orientación lineal, así como movimiento lineal. Los canales semicirculares detectan movimiento rotacional.

Cuando miras hacia arriba y hacia abajo en el suelo y al cielo estás estimulando el utrículo y la cánula para detectar la gravedad, eso es información en una orientación lineal así como en un movimiento lineal. Cuando gira la cabeza de lado a lado está estimulando los canales semicirculares, esto permite que el sistema vestibular detecte movimiento de rotación. Estos simples patrones de movimiento estimularán el sistema vestibular y ayudarán a mejorar el equilibrio.

El sistema propioceptivo

La propiocepción se define como la percepción inconsciente del movimiento y la orientación espacial que surge de los estímulos dentro del propio cuerpo. Recibimos información propioceptiva de nuestra piel, músculos, articulaciones y receptores sensoriales que son sensibles al movimiento y la presión en nuestro tejido conectivo.

La propiocepción es percibida por todo su sistema nervioso. Dentro de cada músculo y articulación hay husos musculares y tendones de Golgi que miden constantemente la cantidad de tensión y el grado de contracción que están ocurriendo. Esta información viaja por la médula espinal a través del tracto espinocerebeloso y llega hasta el cerebelo. El cerebelo acepta información de la piel, músculos y articulaciones en todo el cuerpo y calcula dónde debe estar el cuerpo en el espacio.

Desafiamos nuestro sistema propioceptivo todo el tiempo como yoguis. Cuando nos quitamos los calcetines y los zapatos y practicamos con nuestros pies descalzos,experimentamos la máxima aportación a través de nuestros pies desde el suelo. A medida que nos movemos en diferentes posturas de yoga, nuestro sistema nervioso y cerebro responden a esta información propioceptiva del suelo, las articulaciones, los músculos y la posición en el espacio.

El sistema visual

Hay receptores sensoriales en la retina llamados bastones y conos. Cuando la luz incide en los bastones y conos de la retina, los bastones y conos envían impulsos al cerebro que le proporcionan señales visuales que le indican a su cerebro cómo está orientado en relación con los objetos que lo rodean.

© 2017 AMA YOGA Y MEDITACION.
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis! Esta página web fue creada con Webnode. Crea tu propia web gratis hoy mismo! Comenzar