"Buscamos la felicidad donde no está"

27.08.2018

"A veces siento que me gustaría estar al lado de la cama de cada ser humano en el momento en que se levanta por la mañana para recordarle: ¡Sé feliz! ¡Sos mucho mejor de lo que piensas!", ríe Alberto Lóizaga, psicoanalista y fundador del Centro de Actitudes que Sanan.

"El problema es que buscamos la felicidad donde no está: de afuera hacia adentro; cuando el proceso es al revés. Vivimos llenos de miedos, atrapados en el temor al qué dirán; si nos quieren o no; si nos valoran o no. Convencidos de que seremos felices cuando tengamos más dinero, una casa más grande y mejor ubicada o un auto más importante. Cuando viajemos y logremos el lugar que nos corresponde en la empresa donde trabajamos y tantas otras cosas", agrega.

Alberto Lóizaga es uno de los introductores de la medicina mente-cuerpo entre nosotros, con libros como Psicoanálisis actual, donde trata la relación de la meditación con el psicoanálisis, y Ser uno mismo, una guía hacia la felicidad a través de la meditación, que presentó días atrás.

"Sin embargo, si bien el logro de estas metas puede crear satisfacciones, tarde o temprano terminará por dejarnos un sabor a nada, vacíos y en espera de una nueva oportunidad. Hasta que comprendamos que nada de eso nos va a dar la auténtica felicidad, la alegría profunda de ser nosotros mismos, de amar desinteresadamente", apunta.

-¿Cuál es el camino?

-Entrar en contacto con nuestro ser, un espacio en lo más profundo de nosotros donde no hay temor, donde reina la paz y el amor. Pero no podemos lograrlo por medio del pensamiento, porque nuestro intelecto mira la realidad y la transforma en signos, sin una experiencia directa. Pensemos en una manzana: el intelecto ve la manzana y comienza a describirla, analiza su color, textura, consistencia, composición, forma de cultivo, etcétera. Un tratado sobre la manzana puede ocupar bibliotecas enteras, pero nuestro conocimiento no es una experiencia directa. En cambio, morder una manzana, comerla, es una vivencia. Hay un abismo entre comer una manzana y reflexionar o leer sobre ella. Es decir que para entrar en contacto con nuestro ser tenemos que superar la barrera del pensamiento. Y para mí, desde hace alrededor de 40 años, ese medio es la meditación.

-¿Cómo la descubrió ?

-La primera vez que oí hablar de meditación trascendental fue en 1968, cuando estuvo en Buenos Aires su propagador en el mundo, Maharishi Mahesh Yogi, y la familia Reynal, en cuya casa el gurú se hospedaba, me invitó a conocerlo. Entonces, aprendí a meditar, pero no lo viví con mucho entusiasmo. Me pareció algo posiblemente útil en algunos casos aunque algo exótico. Sin embargo, años más tarde, cuando era jefe de residentes del Hospital de Clínicas y tenía que atender enfermos terminales, descubrí su importancia. Había una paciente embarazada que sufría un mal que se denomina porfiria intermitente aguda. Es una enfermedad muy grave y compleja en la que la luz del sol hace que el organismo reaccione y produzca sustancias tóxicas. La mujer quería dar a luz antes de morir y en mi preocupación por aliviarla recordé la meditación y la ayudé a meditar. Eso la alivió y, pese a que no pudo dar a luz, murió en paz. Después comencé a utilizarla con otros enfermos y eso me llevó a comprender que la meditación era la llave para acceder a ese espacio de amor, paz y felicidad que está en lo más profundo de nosotros y es nuestra auténtica naturaleza.

-¿Cómo se medita?

-Buscamos un lugar tranquilo donde no seamos molestados, nos relajamos y comenzamos a repetir el mantra, un sonido que carece de significado, que se repite sin concentración, simplemente como una repetición mental. Al comenzar asaltarán pensamientos, urgencias de la vida cotidiana, como a qué hora tenemos que estar en determinado lugar, por ejemplo. Pero no los seguimos, no luchamos contra ellos, simplemente los dejamos ir y venir mientras continuamos repitiendo nuestro mantra. El sonido nos permite ir penetrando más y más profundamente en nosotros.

-¿Con quéfrecuencia habría que meditar?

-En general, dos veces por día, durante 15 o 20 minutos. Primero al levantarnos y después cuando comienza el atardecer. Con la práctica, los pensamientos intrusos son cada vez menos. No debemos preocuparnos por interrupciones como llamadas telefónicas, ruidos, porque esas interrupciones también son parte de la meditación. Lo paradójico es que uno comienza a meditar para estar mejor consigo mismo. Pero está demostrado que los cambios que produce el meditador en su entorno son muy beneficiosos para la comunidad. Si hay un número suficiente de meditadores en una cárcel o en un instituto psiquiátrico baja el nivel de agresión automáticamente.

-¿Una reflexión final?

-Se me ocurren dos: elige ser feliz en lugar de tener razón y el único miedo que hay que perder es el miedo a perder el miedo.


Fuente: Diario La Nación

© 2017 AMA YOGA Y MEDITACION.
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis! Esta página web fue creada con Webnode. Crea tu propia web gratis hoy mismo! Comenzar